El lunes se cumplieron los primeros 45 días establecidos entre el Gobierno de Estados Unidos y México para demostrar avances en torno al esfuerzo de Mexico de detener el flujo ilegal de inmigrantes provenientes de Centroamérica. El resultado de la reunión bilateral entre el Secretario Pompeo y Ebrard el domingo pasado fue muy positivo.

Para los que pudimos leer entre lineas el formato de la reunión nos hace ver que se empiezan a tender puentes importantes entre el Canciller de México y el Secretario de Estado. Esto es bueno, no debemos de depender de una sola vía (lease la Casa Blanca) es importante aceitar la maquinaria burocrática con Washington y cerrar acuerdo entre varios miembros del gabinete. Este engranaje se debe a nuestra Embajadora en Washington Martha Barcena y la confianza que ha generado Ebrard al ser el responsable de atender la crisis migratoria por instrucción presidencial.

Que sigue. Otros 45 días de evaluación para evitar un nuevo amago de aranceles en contra de México. Lo importante de la reunión Ebrard-Pompeo es que no se marcaron nuevos porcentajes y solo se busca que continúen los buenos resultados y se busque disminuir en mas del 35% el cruce ilegal de Centroamericanos. Hubo otros temas en la mesa de discusión, el trafico ilegal de armas, el dinero confiscado a Joaquín Guzmán Loera, la ratificación del TMEC y las preocupaciones que tiene la Casa Blanca en torno a las demandas de los demócratas. En este sentido, es de destacar también la buena disposición de la delegación de congresistas que visito la CDMX la semana anterior reuniéndose y escuchando a miembros del gabinete.

En conclusión, el primero corte de caja es positivo. No habrá que confiarnos la contienda presidencial en EUA traerá sin duda otros dolores de cabeza mas adelante.