Ha iniciado de manera formal la campana de reelección de Donald Trump. Lo hizo en Florida, un estado sumamente importante y clave en el Colegio Electoral que habrá de definir quien seria el próximo Presidente de los Estados Unidos. No hay que olvidar que la ley electoral marca que para ganar la elección presidencial se tiene que ganar la mayoría de votos en el Colegio electoral aun cuando el candidato gane el voto mayoritario. Florida al igual que los llamados estados del “rust belt” Michigan, Pennsylvania, Ohio, fueron clave en la elección de hace dos anos que llevo a catapultar la candidatura del hoy Presidente.

Que Sigue…

Haciendo una primera revisión del discurso ante cientos de simpatizantes, vimos que Trump no ha cambiado ni un ápice, ni lo hará. Los mensajes discursivos fueron los mismos de siempre: un nacionalismo puro que apela al electorado de clase media baja que sigue creyendo en las promesas que les hizo en la justa electoral pasada, el muro, la renegociación de acuerdos comerciales, el debilitamiento del rol multilateral de Estados Unidos, una economía fuerte, que genere ingreso para el mas vulnerable, una política migratoria cruel y severa que incluye, deportaciones, recorte de visas entre otros.

 Nuestro país al igual que China serán sin duda sus piñatas favoritas, insisto el guion no va a cambiar. Veremos seguramente una campana ejecutiva, manejada como un producto en venta y que basara su dinamismo con base en las encuestas.

En el otro lado, es decir los Demócratas tenemos 23 per-candidatos y contando, los punteros: El ex VP Biden, los Senadores Sanders, Warren y Harris y muy por debajo un par de políticos con afinidad Hispana.

El posible resultado: es aun muy temprano en el proceso para hacer una reflexión profunda. Mucho puede pasar, las encuestas marcan el momento, y en muchos casos Biden va arriba de Trump, pero en otros el hoy Presidente es invencible.

Mucho que ver, mucho que analizar en los próximos doce meses.