Pues finalmente el Gobierno de Mexico logro detener los intentos del Presidente Trump, y recalco Presidente Trump porque el grueso de los actores políticos en Estados Unidos esta en contra de la imposición de aranceles a productos Mexicanos.

Ganamos de entrada al detener este intento, ilegal y violatorio del TCLAN en vigor y de reglas de la Organization Mundial de Comercio.

Ganamos porque me dicen fuentes en La Casa Blanca y el Departamento de Estado mostró desde el primer momento cordura en la negociación, fuimos coloquialmente el bien portado y el educado en la mesa.

Ganamos también porque esta crisis (que habrá de continuar sin duda) demostró hacia el interior que las fuerzas políticas pueden unirse frente a una causa justa que hubiera sido un catástrofe para la economía de nuestro país, que ya de por si presenta signos preocupantes.

Ganamos también porque a la par de esta crisis vinieron bajas de calificación importantes pero el peso resistió y volvió a niveles controlables.

Pero también perdimos. Perdimos porque en el fondo tuvimos que ceder a presiones de Trump por sellar, a su modo, la frontera con Centroamérica.

Perdimos porque esto apenas comienza y estamos sujetos nuevamente a un capricho de Trump en medio de su campana de reelección de volver a amenazar e imponer ahora si aranceles, nos queda claro que es su arma favorita.

Perdimos porque la tarea es sumamente complicada y los 42 días que nos quedan para ser reevaluados por Trump serán largos y complejos en medios de una agenda nacional sumamente compleja.

En fin, ganamos mucho pero también perdimos .

Aprendamos de esta primera crisis entre Lopez Obrador y Trump y fortalezcamos los mecanismos de operación entre ambos países.